Cómo leer las etiquetas de los productos de salud como un profesional

Cómo leer las etiquetas de los productos de salud como un profesional

Comer una dieta balanceada es la mejor manera de asegurar que estás satisfaciendo tus necesidades de vitaminas y minerales. Aún así, bajo ciertas circunstancias, puede ser necesario tomar un suplemento.

Comprar suplementos puede ser increíblemente difícil.

Con tantos suplementos y tanta información en la etiqueta de cada producto, puede ser difícil saber por dónde empezar.

Afortunadamente, una vez que averiguas cómo leer las etiquetas, la compra de suplementos se convierte en un juego de niños.

Este artículo revisa algunas estrategias simples para empezar a leer las etiquetas de los suplementos como un profesional.

Regulaciones de los suplementos

Los suplementos dietéticos son productos destinados a complementar la dieta.

Están disponibles en una variedad de formas, incluyendo tabletas, cápsulas, líquidos, píldoras y polvos.

Algunos tipos comunes de suplementos incluyen vitaminas, minerales, enzimas, hierbas, extractos, probióticos y aminoácidos.

Es importante tener en cuenta que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) no regula la seguridad o la eficacia de los suplementos de la misma manera que controla los medicamentos.

Esto significa que no hay garantía de que un suplemento se produzca de acuerdo con las normas de calidad especificadas o que se mantenga consistente de un lote a otro.

Por esta razón, es importante practicar la lectura de la etiqueta mientras se compran los suplementos para asegurarse de que se está obteniendo un producto de la mayor calidad posible.

Datos del suplemento

La etiqueta de datos del suplemento incluye la mayor parte de la información básica sobre un suplemento, incluyendo el tamaño de la porción, el número de porciones por envase, los ingredientes del producto y la cantidad de cada nutriente que contiene.

Empiece por comprobar el tamaño de la porción, lo que puede darle una idea de cuánto debe tomar para alcanzar la dosis deseada.

También puede ayudarle a determinar si debe dividirse en varias dosis durante el día o si puede tomarse todo de una vez, lo que algunas personas pueden preferir.

También deberías mirar su contenido de nutrientes, junto con las cantidades en cada porción.

En el caso de las vitaminas y los minerales, esto suele figurar en la lista como el porcentaje de valor diario (%DV), que se basa en las necesidades nutricionales estimadas de una persona que sigue una dieta de 2.000 calorías.

Por ejemplo, si un producto contiene el 50% del VD para un nutriente específico, esto significa que contiene aproximadamente el 50% de la cantidad que la mayoría de las personas necesitan para todo el día.

En algunos casos, los suplementos pueden contener más del 100% de la VD para ciertos nutrientes.

Sin embargo, es importante no exceder el Nivel de Ingesta Superior Tolerable (UL), que se define como la máxima ingesta diaria que es poco probable que cause síntomas adversos o efectos secundarios.

Asegúrese de revisar siempre el UL antes de comprar un nuevo suplemento. Además, es mejor discutir el uso del suplemento con su proveedor de atención médica, especialmente si tiene alguna condición médica subyacente.

En la parte inferior de la etiqueta de datos del suplemento, se enumeran otros ingredientes, incluyendo hierbas, extractos, aditivos y otros compuestos.

Para obtener más información sobre cómo seleccionar vitaminas y minerales de alta calidad, así como para determinar si usted puede beneficiarse de tomar un suplemento, consulte este artículo.

Composición

Cuando se selecciona un suplemento, la lectura de la etiqueta de ingredientes es clave.

Revise cuidadosamente los ingredientes como rellenos, edulcorantes, conservantes y aditivos, todos los cuales estarán listados en la etiqueta.

Los rellenos son a menudo utilizados por los fabricantes para ayudar a reducir los costos o añadir sustancias a las tabletas y cápsulas.

Algunos aditivos también aumentan la vida útil de los suplementos, ayudan a unir los ingredientes o mejoran la textura, el color, el sabor o la consistencia de los productos.

Aunque estos ingredientes pueden ser necesarios en algunos casos, es mejor evitar los suplementos que contienen una larga lista de aditivos.

Algunos de los aditivos más comunes que se encuentran en los suplementos incluyen:

  • celulosa
  • ácido esteárico
  • gelatina
  • aceite de soja
  • maltodextrina
  • sorbato de potasio
  • dióxido de silicio
  • ácido cítrico
  • dióxido de titanio
  • lecitina de soja
  • estearato de magnesio
  • sorbitol

Los suplementos también pueden contener colores artificiales, edulcorantes o saborizantes, que también se indicarán en la etiqueta.

Tenga en cuenta que los ingredientes se enumeran en orden de predominio, con los que están presentes en las cantidades más altas en primer lugar.

Calidad

Los suplementos que se venden en los Estados Unidos deben seguir las Buenas Prácticas de Fabricación Actuales (CGMP), que garantizan que las empresas se adhieran a los procesos aprobados para la fabricación, el envasado, el etiquetado y el almacenamiento de los suplementos.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) es responsable de asegurar que los fabricantes se adhieran a estas pautas, lo que ayuda a que los suplementos cumplan con las especificaciones requeridas de fuerza, identidad, pureza y composición.

Si decide comprar suplementos, utilice las probadas tiendas 24FAB donde encontrará una descripción detallada del producto que está comprando.

Algunos fabricantes también pueden optar por someterse a pruebas de terceros para obtener la certificación de organizaciones como:

  • NSF Internacional
  • Farmacopea de los Estados Unidos (USP)
  • ConsumerLab
  • Grupo de Control de Sustancias Prohibidas (BSCG)
  • Underwriters Laboratories (UL)
  • Normas Internacionales de Aceite de Pescado (IFOS)
  • Estas organizaciones establecen normas estrictas en cuanto a la pureza y potencia de los suplementos, por lo que las certificaciones suelen ser un buen indicador de la calidad.

Los productos que han recibido la certificación de estas organizaciones suelen llevar un sello de verificación en la etiqueta. También se suele encontrar una lista de productos certificados en el sitio web de la organización tercera.

Algunos suplementos también pueden proporcionar un Certificado de Análisis (COA), lo que significa que se han sometido a pruebas de terceros para verificar que cumplen las especificaciones de producto requeridas.

El COA para los productos suele estar disponible como un código QR en la etiqueta del suplemento, o se puede acceder a él en el sitio web del fabricante.

Si no se proporciona un COA para su suplemento, también puede considerar la posibilidad de ponerse en contacto directamente con el fabricante para ver si está disponible.